Seleccionar página

En esta ocasión hemos querido hacer algo diferente y no limitarnos únicamente al sentido jurídico que puede tener un asunto en cuestión. En este nuevo artículo de nuestros abogados matrimonialistas en Madrid y Albacete, hemos querido contar con la colaboración de Rocío Gavilán y Paloma López de PSICOLOGÍA VELÁZQUEZ, para poder hablar de la custodia compartida de menores en caso de divorcio o de padres separados.

diferencia separacion y divorcio

CUSTODIA COMPARTIDA POR ABOGADOS. 

Hace un tiempo, publicamos un tema relacionado con el que hoy tratamos y que titulamos la incertidumbre a la hora de solicitar la custodia compartida al que os invitamos leer. En este artículo y con el fin de evitar ser reiterativos, nos centraremos en las siguientes cuestiones:

¿QUÉ OCURRE CUANDO LA OPINIÓN DEL MENOR ES CONTRARIA A LA CUSTODIA COMPARTIDA?

En ocasiones, se han presentado casos en los que el deseo del menor es permanecer bajo la custodia solo del padre, sin que sea obstáculo pedir libertad para visitar a la madre.

Este tipo de supuestos hay que analizarlos con mucho cuidado, y decimos esto porque puede que las verdaderas razones por las que no interese la custodia compartida, sino la plena exclusividad de un progenitor pueda deberse a qué obtenga “ventajas o beneficios” o quizá, una mayor flexibilidad en ciertos aspectos, naturalmente en los que se refieren a los educativos, como ir a la escuela, hacer los deberes, etc. Los informes de los profesionales que puedan intervenir en el procedimiento judicial son importantísimos, ya que deben de intentar resolver estas cuestiones, y evitando que dichas opiniones puedan ser suficientes para justificar una opinión madura.

En casos de ruptura de la convivencia de los padres, el Juez dictará las medidas necesarias a fin de garantizar la continuidad y efectividad del mantenimiento de los vínculos de los hijos menores con cada uno de sus progenitores.

¿QUÉ OCURRE RESPECTO DE LA CUSTODIA COMPARTIDA CUANDO LOS HIJOS CUENTAN CON UNA CIERTA EDAD?

En relación con el derecho de los padres a relacionarse con sus hijos como un principio más en relación con el interés del menor, en estos casos, se les faculta a los menores para que en cierta medida puedan participar en la toma de decisiones. No obstante, no podemos olvidar que el menor sigue todavía bajo la autoridad familiar.

Como hemos dicho en el punto anterior, los menores saben perfectamente con quién pueden encontrar un mayor roce, y no diferencian, por lo que habrá que valorar lo más conveniente al caso.

La Ley permite al menor que sea oído pero su opinión no es vinculante por no haber alcanzado aún la madurez suficiente como para decidir sobre si mismo.

¿EL SIGNIFICADO DEL “INTERÉS DEL MENOR” EN RELACIÓN CON LA CUSTODIA COMPARTIDA?

Cuando iniciamos un procedimiento judicial de separación o divorcio, siempre se acude al término de “interés del menor”.

Este concepto es jurídicamente indeterminado y no hay una serie de requisitos fijos, sin que quepan otros nuevos a valorar.

Regulado por Ley, el Sistema de Protección a la Infancia y a la Adolescencia, el concepto de interés del menor se recoge desde tres puntos de vista:

Sustantivo en cuanto a que el menor tiene derecho a que se adopten medidas para sus mejores intereses.
Interpretativo de esas medidas que atiendan a su interés, utilizando cuantas formas sean necesarias.
Procedimiento.

Todo ello para conseguir su finalidad: asegurar el respeto completo y efectivo de todos los derechos del menor, así como su desarrollo integral.

El Convenio de Roma dispone que ” el disfrute mutuo de la compañía recíproca de cada uno de los padres y del hijo constituye un elemento fundamental de la vida familiar, aún cuando la relación entre los padres se haya roto”.

Envíenos su consulta. Contacte con nuestro equipo de especialistas.

LA CUSTODIA COMPARTIDA POR PSICOLOGÍA VELAZQUEZ.

Desde el punto de vista psicológico, la custodia compartida es beneficiosa que todos los niños tengan presentes las dos figuras paternas. Además de esto, es imprescindible que los menores tengan un lugar de referencia, una vida estable y ordenada, unas rutinas y unos hábitos.psico velazquez

Esto es importante a la hora de determinar un custodia compartida ya que dichos beneficios mencionados, no se verán alcanzados cuando se produzca el fenómeno de El síndrome de Salomón, conocido como el conjunto de alteraciones, emociones y sentimientos que acontecen en un niño cuando sus padres se separan; el niño se siente dividido cuando sus padres no consiguen ponerse de acuerdo en las versiones que dan sobre su separación, en las visitas, en el estilo de crianza, en la educación y los mensajes correspondientes que llegan al niño. Éste empieza a sentirse desleal con aquellos a los que más quiere y comienzan a aparecer los síntomas de El niño partido en dos.

Para que dicha custodia compartida sea exitosa, es necesario que se cumplan una serie de premisas, ya que dicha custodia compartida, no es beneficiosa en todos los divorcios. La primera de ellas, aunque suena a utopía, es que dicha custodia sea acordada por los propios progenitores y no por un juez en un proceso contencioso, ya que si dicha custodia es dictada por un juez, refleja cierto conflicto o falta de entendimiento entre ambos progenitores. Este conflicto o falta de entendimiento e incluso falta de comunicación, va a generar en el menor los síntomas referidos anteriormente.

Otras premisas que han de verse reflejadas a la hora de decidir una guardia y custodia compartida son:

premisas custodia compartida abogados

Como citábamos antes y dándole gran importancia, la situación ideal, que no suele darse, es que si todas estas premisas se cumplen, no hace falta que sea un juez el que determine que se lleve a cabo este tipo de custodia, sino que los propios progenitores dan muestra de su capacidad para realizar dicha custodia y primar el bienestar de sus hijos.

No obstante, además de estos requisitos, el Juez que se encuentra ante un caso para dictar una custodia monoparental o compartida, debería tener en cuenta las preferencias de los menores, siempre y cuando tengan edad para ser escuchados y más, si llevan cierto tiempo viviendo en una custodia monoparental dictada anteriormente, ya que su lugar de referencia, hábitos y rutinas podrían verse alteradas y provocar en los menores situaciones de: culpabilidad, problemas escolares o bajo rendimiento académico, problemas de sueño, alteraciones en la alimentación o trastornos psicosomáticos.

Todo esto es importante debido a que para los menores, son muy necesarios los hábitos de cuidado y las normas bien claras, ya que es una manera de darle seguridad y solidez a su personalidad.

Por otra parte, es de suma relevancia que se tenga en cuenta el tipo de custodia compartida que se va a realizar, es decir la temporalidad que los menores van a pasar con cada progenitor y en qué domicilio; debido a que los menores generarán más sintomatología emocional y conductual negativa en periodos cortos, como semanas o quincenas y en continuo en traslado de domicilio.

La situación más idónea, para primar el bienestar de los menores y manteniendo a salvo su equilibrio emocional, es aquella en la que existe un domicilio familiar principal, donde los menores estén instalados, (siendo los progenitores los que realizan los cambios) y con periodos temporales de larga duración, que no alteren la estabilidad de los menores (como por ejemplo cursos escolares).

Sin embargo, no todo en la custodia compartida son consecuencias negativas. En caso de que todos estos requisitos existan y los progenitores tengan bajo nivel de conflicto y alta capacidad de comunicación, la custodia compartida tendría numerosos beneficios:criterios custodia compartida

  • Siempre y cuando se produzca desde el primer momento de la separación, la ruptura será menos traumática para los niños. Ya que es una manera de garantizar a los menores el contacto con ambos progenitores y es el modelo que más se acerca a la vida que tenían antes de que sus padres se separaran. 
  • Se evitan sentimientos negativos, como miedo al abandono, culpa, miedo o deslealtad.
  • Enriquecimiento de los menores, ya que produce una sensación “de suma” y no “de resta” los menores sienten que forman parte de cada nueva familia y no sienten que han sido sustituidos o desplazados.
  • Evita la parentificación, es decir que los hijos asuman responsabilidades que no tienen edad de asumir y se hagan más responsables tomando decisiones que no les corresponden.
  • No se cuestiona la idoneidad de ninguno de los progenitores, los dos se consideran ambos para la crianza y educación de sus hijos.
  • Modelo educativo para el niño homogéneo, favorecido por los acuerdos y la capacidad de comunicación de los padres.
  • Mayor responsabilidad, los progenitores que disfrutan de una custodia compartida comparten más obligaciones y responsabilidades que en una custodia monoparental.

Con todo esto, consideramos de suma importancia tener cierta cautela a la hora de dictar una custodia compartida así como valorar las situaciones personales concretas de cada familia, ya que insistimos, no todas las familias son aptas para llevar a cabo una custodia compartida.

¿Necesitas abogados o psicólogos para tu proceso de separación o divorcio en Madrid o Albacete?

Envíenos su consulta. Contacte con nuestro equipo de especialistas.