Seleccionar página

¿Puedo reclamar daños y desperfectos cuando contrato con mudanzas baratas?

Hacer frente a una mudanza suele ser una tarea fastidiosa. Tu vida, tu hogar o tu negocio ahora se traslada a otro lugar.

Pero por si eso no fuera poco, las mudanzas siempre traen consigo ciertos miedos si encargamos el transporte a una empresa: ¿recibiré mis pertenencias en perfecto estado? ¿Llegará todo o se perderá algo? ¿Y si no me llegan a tiempo para instalarme?

A todas estas cuestiones respondemos en esta entrada del blog, y te contamos cómo reclamar a las empresas de mudanzas ante daños, pérdidas o retrasos. Así como los aspectos que tienes que tener en cuenta a la hora de elegir y firmar el contrato con una empresa u otra.

Contratar un servicio de mudanzas

En relación a las mudanzas y su regulación, nos fijamos en la Ley 15/2009 de transporte terrestre de mercancías (LOTT), que en su artículo 2 define que:

“El contrato de transporte de mercancías es aquél por el que el porteador se obliga frente al cargador, a cambio de un precio, a trasladar mercancías de un lugar a otro y ponerlas a disposición de la persona designada en el contrato.”

Cuando hablamos de cargador, entendemos que es aquel que contrata los servicios de transporte. Por su parte, el porteador es quien asume la responsabilidad por daños en la mudanza al realizar ese transporte.

Si embargo, se dan casos en los que por una razón u otra, esa responsabilidad pactada en el contrato, no se cumple del todo. Véase daños en las pertenencias del cargador, pérdidas o retrasos en las entregas.

Si te has visto en esta situación o temes que te ocurra en un futuro, debes saber que es posible reclamar pero antes repasaremos las diferentes situaciones que se pueden dar y cómo actuar.

Daños, pérdidas y retrasos en la mudanza.

Ya lo veníamos diciendo, son varios los imprevistos que pueden surgir en una mudanza y, aunque todos tienen unas consecuencias negativas para el cargador, cada uno tiene unas características y efectos diferentes.

  • Daños (roturas y pequeños desperfectos).

En ocasiones, a la hora embalar las distintas pertenencias del cargador, no siempre se hace en el modo más apropiado. Esto puede acabar generando daños que pueden ser leves o totales.

¿Tienes alguna duda? 

Resolveremos tu consulta

La forma más recomendable de actuar por parte del afectado es: desde que se inicia la mudanza, dejar clara la fragilidad de ciertos objetos, tener fotos del estado de estos antes de la mudanza y comprobar en la mayor brevedad el estado de estos una vez los recibe. Así, en caso de que se produzcan daños por la mudanza se podrá reclamar a la empresa transportista que se haga cargo.

La empresa, por su parte, propondrá al afectado una compensación por los daños o la reparación de estos. Si bien, esto puede variar en función de los costes de reparación o del valor del bien dañado, por lo que el seguro de dicha empresa deberá realizar un cálculo de la indemnización a aportar.

 

  • Pérdidas.

Otra de las cuestiones que pueden darse, es la pérdida de objetos, especialmente cuando el transporte se alarga varios días.

Muchas veces, las empresas de mudanzas guardan los diferentes objetos en almacenes junto con las pertenencias de otros clientes, por lo que las probabilidades de extravío o confusión son una realidad. Además, puede darse que en un mismo viaje se realice más de una mudanza.

Nuevamente, igual que cuando se producen daños, es vital notificar la incidencia lo más rápido posible para poder hacer una reclamación.

La empresa deberá localizar los objetos extraviados y, en caso de no encontrarlos, compensar al cliente previa notificación al seguro.

 

  • Retrasos en la recogida o en la entrega de las pertenencias.

Cuando se producen problemas con los plazos u horas fijadas para los transportes, debemos tener en cuenta que pueden ser responsabilidad de la empresa de mudanzas o ajenos a esta: tráfico, averías del vehículo, etc.

No obstante, incluso cuando los retrasos se hayan producido por cuestiones externas, la empresa se tiene que hacer responsable y ofrecer alternativas que eviten estas situaciones.

Lo más recomendable en este caso es que en el mismo contrato se establezca alguna cláusula en la que se plasme la compensación que recibiría el cargador en caso de retrasos en la entrega o en la recogida de los bienes.

Por último, también puede ocurrir que la empresa responsable del transporte, no cumpla con todo lo previamente establecido en el contrato y realice los servicios de forma incompleta, pudiendo reclamar la parte afectada.

¿Cómo reclamar problemas en la mudanza?

Cuando nos encontremos ante incidencias en el transporte de nuestras pertenencias, ya sean daños, pérdidas o retrasos, es importante reclamar y notificar estas circunstancias a la empresa en la mayor brevedad posible.

Se recomienda solicitar y presentar una hoja de reclamaciones por escrito a la empresa, ya sea por mail o por fax, en un plazo de 24 horas. Si bien, la ley contempla que cuentas con un plazo de 7 días hábiles desde la recepción.

En el artículo 47 de la Ley 15/2009 de transporte terrestre de mercancías (LOTT), se establece que:

“El porteador responderá de la pérdida total o parcial de las mercancías, así como de las averías que sufran, desde el momento de su recepción para el transporte hasta el de su entrega en destino. Asimismo, el porteador responderá de los daños derivados del retraso en la ejecución del transporte conforme a lo previsto en esta ley.”

Una vez se pone en conocimiento de la empresa los posibles daños, suelen ser ellas mismas las que los evalúan y abonan las correspondientes compensaciones o arreglos. Sin embargo y, aunque es su responsabilidad, a veces llegar a un acuerdo resulta complicado.

Derechos del consumidor ante daños en la mudanza

En el proceso de elección de una empresa de mudanzas que de confianza, no solo debes conocer diferentes aspectos en cuanto a las condiciones del servicio, sino que tus derechos como consumidor también cuentan.

Por ley, tienes derecho a que la empresa te facilite un presupuesto previo en el que se incluyan los datos de la empresa, condiciones del servicio, tarifas y la existencia de seguro. No olvides que son muchas las empresas que cobran un coste por elaborar dicho presupuesto.

En caso de aceptar el presupuesto presentado y proceder a contratar el servicio, tienes derecho a que en el contrato se incluyan todos los datos de interés para ambas partes.

Una vez finalizado el servicio, tienes derecho a solicitar y recibir una factura de los pagos efectuados.

Como ya hemos visto, tienes derecho a obtener indemnización en caso de daños o cualquier otro prejuicio que hayas podido sufrir como consecuencia de un mal servicio.

Consecuentemente, tienes derecho a reclamar y hacer uso de las Juntas Arbitrales de Transporte.

¿Qué datos y qué tiene que contemplar un contrato de mudanza?

Antes de firmar el contrato con la empresa de mudanzas que hayas elegido, es importante que tengas en cuenta una serie de aspectos y puntos que dicho documento debe incluir.

Ese contrato es el documento que establece que la empresa porteadora es la responsable de transportar las pertenencias que fije el cliente, así como de realizar la carga y la descarga de estas. El resto de servicios complementarios que se puedan incluir, serán los previamente pactados entre ambas partes.

Con anterioridad a la firma del contrato, la empresa habrá tenido que presentar al cliente un presupuesto por escrito en el que se detallen el servicio y los honorarios.

De entre otros datos de vital importancia, señalamos los siguientes:

  • Datos de la empresa y del cliente.
  • Fecha y lugar estipulados para la mudanza.
  • Características del servicio.
  • Precio total.
  • Responsabilidades e indemnizaciones ante incidencias.
  • Seguro contra daños.

El inventario como documento anexo al contrato de mudanza

Lo más recomendable es que se realice un inventario previo a la mudanza, de cara a cualquier problema que pueda derivarse del transporte y entrega de la carga. El inventario lo puede elaborar tanto el cliente como la empresa, pasando a entregar una copia sellada y firmada a la otra parte.

La importancia del seguro en los contratos de mudanzas

En ocasiones, tanto empresa como cliente, no le dan al seguro la importancia que le corresponde, hasta que ocurre un problema.

Para poder evitar futuras complicaciones, ten en cuenta la inclusión de un seguro contra daños en el contrato y presupuesto. Es un servicio que suele estar contemplado por la mayoría de las empresas transportistas, pero siempre hay excepciones.

Las garantías que te aporta son considerables, pues en caso de daño parcial o total de alguno de los objetos transportados, el seguro se compromete a hacer frente a la compensación económica correspondiente.

Recuerda que si la empresa no te ofrece un seguro, en caso de daños, la responsabilidad del porteador se limitará cuando incumpla su deber de informar de contratar un seguro para la mudanza.

Si la empresa elegida te informa de la posibilidad de contratar el seguro contra daños por mudanza, debes contemplar que:

  • El seguro esté incluido en el precio total del presupuesto presentado.
  • El tipo de cobertura de ese seguro y las garantías que incluye.
  • La valoración de los bienes incluidos en el contrato para su transporte.

 

Confiamos que haya sido de utilidad éste artículo. Si necesitas cualquier aclaración, no dudes en ponerte en contacto con nosotros:

Garón Abogados
Dirección: Calle de Jorge Juan, 28, 28001 Madrid
Teléfono: 911 12 41 68

Despacho de abogados en Madrid

No Olvides Compartir en Tus Redes Sociales

Estas terminando de leer este artículo y seguro que puede ser útil para alguno de tus contactos. ¡Pónselo fácil!

¿Quieres que te llamemos?

Déjanos tu teléfono de contacto y te llamaremos en menos de 24 horas.

Garón Abogados

Garón Abogados