abogado preparando recurso de suplicación laboral

Recurso de Suplicación si pierdo un juicio laboral

La importancia del recurso de suplicación en materia laboral, como en otras jurisdicciones con sus respectivos recursos, tiene una relevancia vital dentro de un procedimiento judicial.

Conocer si merece la pena recurrir una sentencia laboral es una cuestión de interpretación de la prueba que se haya podido practicar en un juicio de despido, reclamación de salarios, modificación condiciones contrato, incapacidad, etc.

En este artículo tratamos las principales cuestiones más interesantes que presenta este recurso laboral para que puedas obtener una visión global sobre este concepto y conocer todo del mismo si llegado el caso no estuvieras conforme con una sentencia y quisieras recurrir.

Nuestros abogados laboralistas estarán encantados de poder ayudarte a resolver las dudas que puedan surgir de la lectura de este artículo.

¿Qué es un recurso de suplicación laboral?

El recurso de suplicación laboral está regulado en los artículos 190 a 204 de la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social, y se trata de «una apelación» que lo puede ejercitar la empresa como el trabajador contra alguna sentencia dictada por los Juzgados de lo Social.

Es decir, este recurso permite, tanto a un trabajador como a una empresa, recurrir o impugnar resoluciones judiciales con las que no está conforme, siempre y cuando estas sentencias tengan posibilidad de ser impugnadas.

La finalidad por las que se presenta este recurso son:

  • Revisar los hechos declarados probados, gracias a la realización de pruebas documentales o periciales.
  • Reponer los autos al estado inicial en el que se encontraban antes de cometer una infracción de normas o garantías del procedimiento de indefensión.
  • Analizar las infracciones de normas sustantivas o de la jurisprudencia.

¿Cuándo cabe un recurso de suplicación?

El recurso de suplicación podrá ser presentado por un trabajador o por una empresa cuando se esté en desacuerdo con una sentencia dictada por los Juzgados de lo Social.

Sin embargo, esta apelación sólo será posible en los supuestos recogidos en el artículo 191 de la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social.

Contactar con un abogado especialista en este tema te será de gran ayuda para poder lograr los mejores resultados. El experto te asesorará en la manera de anunciar el recurso tiene unas ciertas particularidades.

Requisitos y plazos del Recurso de suplicación laboral

A continuación, analizaremos los requisitos necesarios para presentar este recurso, así como los plazos y otras instrucciones que deberías saber si quieres interponer esta apelación.

Como hemos comentado antes, para presentar este recurso es necesario que el motivo esté comprendido en la Ley Reguladora, puesto que no en todos los casos puede presentarse.

Además, también es imprescindible anunciarlo en los cinco días siguientes a la notificación de la sentencia.

Después de anunciarlo, el juzgado proporciona al abogado los documentes referentes al recurso para que, en un plazo máximo de diez días hábiles, el abogado presente el recurso de suplicación.

Esta apelación es trasladada a la parte contraria, que dispone de un plazo máximo de cinco días contestar una vez cumplido todos los requisitos legales tras la admisión del recurso.

¿Dónde se presenta el recurso de suplicación?

El recurso de suplicación laboral ha de ser presentado por el abogado correspondiente en los Tribunales Superiores de Justicia, concretamente en la sala de lo social.

Una vez presentado, se dictará sentencia en un plazo de diez días con la estimación o desestimación del recurso de suplicación.

¿Cuánto tarda en resolverse un recurso de suplicación laboral?

Una vez que el recurso de suplicación laboral ha sido presentado adecuadamente, el Tribunal Superior deberá comprobar dicho recurso para desestimarlo o validarlo.

Este plazo depende del caso concreto, así como de si ha sido estimado o desestimado, aunque normalmente oscila en un periodo de entre 6 y 12 meses.

Cabe destacar que este recurso es totalmente gratuito si es presentado por un trabajador. Sin embargo, si es presentado por una empresa conlleva los siguientes costes:

  • Será necesario aportar un depósito de trescientos euros que será devuelto en caso de que el recurso sea validado, pero se perderá si resulta desestimado.
  • Si la apelación es desestimada, la empresa deberá abonar la cantidad correspondiente a la sentencia recurrida.

¿Puedo utilizar el recurso de suplicación laboral para tener una nueva valoración de las pruebas que aporté en el juicio?

A la hora de valorar si merece la pena recurrir una sentencia laboral es importante saber que dicha valoración corresponde únicamente al juez que ha conocido de nuestro asunto.

En algunas resoluciones vemos la motivación de “que se rechaza la existencia de error si ello implica negar las facultades de valoración que corresponden primordialmente al Tribunal de Instancia, siempre que las mismas se hayan ejercido conforme a las reglas de la sana crítica, pues lo contrario comportaría la sustitución del criterio objetivo de aquél por el subjetivo de las partes’”

Por este motivo solicitar información al cliente (cuando haya un cambio de abogados) acerca de los medios de prueba aportados al caso será fundamental para analizar en si en el fondo del recurso puede ser tratado por el Tribunal Superior de Justicia.

¿Se puede ganar un recurso de suplicación?

Evidentemente, esta apelación puede ser favorable si cumple con todos los requisitos y es considerada como válida por la sala de lo social del TSJ.

En esta situación, si se estima el recurso se procederá a la anulación o revocación de la sentencia a la que se recurre en el recurso de suplicación presentado.

Por el contrario, si el recurso es desestimado significará que la sentencia es firme y no se valida el recurso de suplicación.

Además, este recurso también puede ser desestimado si existieran errores subsanables, en cuyo caso el Tribunal Superior de Justicia concederá un plazo máximo de cinco días para presentar los documentos omitidos o subsanar los defectos.

***

A modo de conclusión, recurrir una sentencia laboral tiene sus particularidades a nivel de procedimiento, pero sobre todo,  requiere una valoración objetiva sobre la manera de plantearlo para que en un sentido u otro, podamos obtener la sentencia en los términos interesados.

Garón Abogados

Garón Abogados