notificacion despido disciplinario improcedente

Consecuencias y causas de un despido disciplinario-improcedente

¿Te han despedido y quieres saber si es legal y qué indemnización te corresponde? Perder el puesto de trabajo es una situación que genera mucha preocupación, ansiedad e incertidumbre, por eso nuestros abogados laboralistas especialistas en despidos han querido dedicar este post al despido disciplinario [actualizado a 2022] y resolver todas tus dudas.

Probablemente, tras el impacto inicial con el despido, comiences a preguntarte si puedes impugnarlo o si tienes derecho a indemnización o a paro. Son preocupaciones normales de una persona en esa situación.

¿Qué encontrarás en este artículo?

¿Qué es un despido disciplinario improcedente y qué significa?

El despido disciplinario es aquel que se produce por una decisión del empresario de finalizar el contrato de trabajo por un incumplimiento grave y culpable del trabajador.

Los incumplimientos contractuales según el artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores (ET) son los siguientes:

  • Las faltas repetidas e injustificadas de asistencia o puntualidad al trabajo.
  • La indisciplina o desobediencia en el trabajo.
  • Las ofensas verbales o físicas al empresario o a las personas que trabajan en la empresa o a los familiares que convivan con ellos.
  • La transgresión de la buena fe contractual y el abuso de confianza en el desempeño del trabajo.
  • La disminución continuada y voluntaria en el rendimiento de trabajo normal o pactado, es decir, el despido disciplinario por bajo rendimiento.
  • La embriaguez habitual o toxicomanía si repercuten negativamente en el trabajo.
  • El acoso por razón de origen racial o étnico, religión o convicciones, discapacidad, edad u orientación sexual y el acoso sexual o por razón de sexo al empresario o a las personas que trabajan en la empresa.

Además de lo anterior, debemos considerar, en relación al despido disciplinario, las causas contempladas en los Convenios Colectivos.

YouTube player

La calificación de un despido disciplinario como improcedente, procedente o nulo depende del juez que analice el caso, en el supuesto en que el trabajador interponga una demanda judicial, tal y como veremos en el apartado siguiente.

A raíz del confinamiento ha proliferado la comunicación y notificación del despido por burofax.

¿Qué hacer ante un despido disciplinario y qué implica?

La preguntas más frecuentes en estos casos son ¿qué hacer ante un despido disciplinario?, ¿puedo reclamar?, ¿tengo derecho a una indemnización por despido? Para orientarte te damos algunos consejos:

  • La carta de despido disciplinario. Si la empresa para la que trabajas te quiere despedir, deberá entregarte una carta de despido por escrito. En relación a la carta de despido debes saber lo siguiente:
    • Antes de firmar debes leerla atentamente y comprobar que tu ejemplar y el que se queda la empresa coindicen.
    • Para dejar constancia de la no aceptación del despido puedes firmar la carta e incluir “no conforme”.
    • Si te niegas a firmar la carta, la empresa puede utilizar a dos testigos presenciales que acrediten la entrega.
    • Comprueba el tipo de despido que contempla la carta.
  • La liquidación y el finiquito. Es el documento en el que constan las cantidades pendientes de pago al trabajador (vacaciones no disfrutadas, salarios, pagas extra). En la firma de este documento también puedes incluir un “no conforme” ya que, probablemente incluirá que te das por “saldado y finiquitado”.
  • La indemnización. En principio, tal y como analizaremos más adelante, en el caso de un despido disciplinario no hay derecho a indemnización.
  • La demanda. Si no estás conforme con el despido disciplinario tendrás un plazo de 20 días hábiles para interponer una demanda judicial, pero antes tendrás que haber instado un acto de conciliación.
YouTube player

Causas del despido disciplinario

Las causas del despido disciplinario aparecen recogidas en el artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores, y son las siguientes:

  • Faltas de asistencia o puntualidad repetidas e injustificadas.
  • Indisciplina o desobediencia.
  • Ofensas al empresario, compañeros o familiares de ambos. Estas ofensas pueden ser verbales o físicas.
  • Abuso de confianza o transgresión de la buena fe contractual.
  • Disminución del rendimiento acordado, cuando sea continuada y voluntaria.
  • Embriaguez habitual o toxicomanía, cuando afecte negativamente al trabajo.
  • Acoso al empresario o compañeros.

Ello no quiere decir, que dependiendo del sector, podamos encontrarnos otro tipo de situaciones que puedan ser consideradas como faltas leves, graves y/o muy graves.

Si bien es cierto, las causas indicadas anteriormente pudieran dar causa a la procedencia de un despido disciplinario, si será importante analizar la casuística y los perjuicios que se puede ocasionar a la empresa con la actividad desarrollada por el trabajador, ya que aunque pudiera encasillarse dentro de estos tipos, pueda no ser justificado el despido.

Despido disciplinario por disminución continuada y voluntaria en el rendimiento de trabajo normal o pactado

Esta es una de las modalidades que suelen verse en las cartas de despido.

En este tipo de despidos es importante, que antes de redactar la carta de despido, se puedan ver los términos que se recogen en el convenio colectivo de la actividad empresarial, para conocer el procedimiento sancionador.

No seguir estas pautas puede dar lugar a que el despido puede ser improcedente. En muchas ocasiones, lo que se busca es esta salida con la finalidad de obtener tiempo y cesar de inmediato a un trabajador por los motivos que la empresa considere.

Cuando nos referimos a que el despido es pactado queremos decir que las causas en vía judicial podrían tener pocos visos de prosperar, y bien en un acto de conciliación se pudiera reconocer la improcedencia, con los efectos que ello conlleva.

Procedimiento en un despido disciplinario

El procedimiento en un despido disciplinario no difiere a cualquier otro que pueda iniciarse cuya causa sea un despido.

Desde la comunicación del despido, el trabajador dispondrá del plazo de 20 días para que pueda presentar papeleta de conciliación y la correspondiente demanda.

Es importante indicar que el plazo de los 20 días son días hábiles, es decir, sábados, domingos y festivos no computan.

Una vez presentada la papeleta de conciliación para impugnar el despido disciplinario, los plazos se suspenden hasta que se celebre el acto de conciliación.

Especialmente, a raíz del estado de alarma, y especialmente en Madrid, los actos de conciliación, salvo que haya acuerdo previo con la empresa antes del acto, no suelen celebrarse, por lo que es recomendable asesoramiento de abogados laboralistas para que no se te pueda pasar el plazo establecido por la LRJS.

En Garón Abogados no utilizamos modelos de papeleta de conciliación, sino que ya planteamos directamente la forma que va a adquirir la futura demanda, lo que facilita la labor de los letrados de cara a hacer frente a los plazos, ya que en algunos casos, tenemos que actuar con extrema rapidez.

Una vez presentada la demanda en contra del despido disciplinario, se dará traslado a la empresa para que conozca los hechos, para que se le pueda solicitar información/documentos que no podemos obtener de cara a la defensa del juicio, y finalmente tendremos fecha para que se pueda celebrar el juicio.

En aquellos casos en los que no ha habido celebración de acto de conciliación, siempre suele haber unos 5-10 minutos de cortesía antes del juicio para ver si las partes pueden llegar a acuerdos.

De ser factible el acuerdo, en la misma Secretaría del juzgado se homologará el acuerdo en los términos indicados, y no habrá juicio. En caso contrario, se celebrará la vista. Traemos a colación un artículo que denominamos quién suele ganar los juicios laborales, para que tengas más información si decides finalmente ir adelante con tu reclamación.

Efectos del despido disciplinario

Despido disciplinario procedente

La práctica habitual, es que desde que se notifica la carta de despido disciplinario, la empresa mantenga esa postura, como mínimo, hasta que se produzca el acto de conciliación en el SMAC-CMAC.

En ese momento podrá haber lugar a que haya avenencia o no, en el sentido de que, una vez impugnado el despido como improcedente y no disciplinario, se pueda llegar a un acuerdo.

Despido disciplinario improcedente

Partiendo de la premisa anterior, si un despido es improcedente y no disciplinario nos lo podemos encontrar, bien en el acto de conciliación, bien porque un juez lo resuelva por medio de sentencia judicial.

Los efectos de que un juez declare que el despido es improcedente son las que derivan a la empresa a tener que abonar la indemnización que por Ley corresponda (45-33 días con las limitaciones establecidas) al trabajador.

Despido disciplinario nulo

Si la acción ejercida por el trabajador tiene origen en que se ha podido vulnerar algún derecho fundamental, la impugnación del despido disciplinario estará encaminada, como opción principal en la demanda, a que se reconozca que el despido disciplinario es nulo.

Los efectos principales serían los de incorporar al trabajador de nuevo en la empresa y abonarle los salarios de tramitación que correspondan. Los salarios de tramitación son los que corresponderían desde que cesó su actividad laboral hasta que ha obtenido sentencia.

Para todo ello, la empresa dispondrá de 5 días para manifestarse

¿Qué consecuencias tiene el despido disciplinario para el trabajador y para la empresa?

El despido disciplinario tiene consecuencias tanto para el trabajador como para la empresa que son las siguientes:

  • Al tratarse de un despido que se produce por un incumplimiento del trabajador, este no tiene derecho a indemnización, pero sí tiene derecho a recibir su finiquito.
  • Si el trabajador interpone una demanda para impugnar el despido, este puede ser declarado procedente, improcedente o nulo.
  • Si se trata de un “despido falso”, es decir, de un despido que encubre un acuerdo entre trabajador y empresa, se podrían producir consecuencias graves como la imposibilidad de cobrar el paro y sanciones, tanto para empresario como para el trabajador.
YouTube player

¿Qué indemnización me corresponde por despido disciplinario?

Tal y como adelantábamos anteriormente, en el caso del despido disciplinario el trabajador no tiene derecho a recibir ninguna indemnización, pero puede ocurrir que finalmente la reciba si se llega a un acuerdo con la empresa en el acto de conciliación o si el despido se considera improcedente por una sentencia judicial.

El trabajador no tiene derecho a indemnización pero si a finiquito.

La indemnización por despido disciplinario improcedente 33 días por año trabajado con un máximo de 24 mensualidades.

¿Con un despido disciplinario puedo cobrar el paro?

El despido disciplinario da derecho al paro, incluso en el caso en que no se impugne ante los tribunales.

No olvides presentar en el SEPE la carta de despido y el certificado de empresa.

Para poder percibir el paro es fundamental que la carta de despido cumpla con las formalidades legales para evitar que se sospeche que es un despido disciplinario pactado. Algunos aspectos que podrían hacer sospechar son el uso de cartas modelo o la falta de la descripción de los hechos que causan el despido.

¿Cómo reclamar un despido disciplinario?

Si te han despedido y quieres reclamar, lo más aconsejable es que consultes con un abogado laboralista experto. Tendrás 20 días hábiles para presentar papeleta de conciliación y demanda judicial, contados desde la fecha del despido.

El juez podrá declarar el despido:

  • Procedente, si se prueba la causa que lo motivó.
  • Improcedente, cuanto no se justifique la causa.
  • Nulo, cuando el despido se base en discriminación o vulneración de derechos fundamentales.

¿Es necesario preaviso para notificar un despido?

Conviene indicar que no es necesario el preaviso del despido disciplinario

La sanción de las faltas graves y muy graves requerirá comunicación escrita al trabajador, haciendo constar la fecha y los hechos que la motivan.

Preguntas frecuentes sobre despido disciplinario

¿Me pueden hacer un despido disciplinario por ceñirme a las horas de contrato y no hacer horas extras?

En el caso de que el empleado demuestre que el despido se ha llevado a cabo por haber defendido sus derechos, tiene que volver a incorporarse a su puesto de trabajo y el empresario debe pagar la cantidad que corresponde al sueldo de tramitación.

Si me despiden por baja productividad e incumplimiento de horario, ¿tengo que ir al acto de conciliación obligatoriamente o ir al SEPE a reclamar el subsidio de desempleo?

Se puede ir directamente a percibir la ayuda por desempleo sin tener que presentar la papeleta de conciliación. Al fin y al cabo, la impugnación del despido es un derecho y en ningún caso una obligación.

Como bien dice el SEPE en su página web, con la comunicación por parte del empresa será suficiente para justificar la situación de desempleo y solicitar las prestaciones correspondientes.

La única situación hipotética en la que el SEPE podría no otorgar esta prestación es si considera que hay un fraude entre la compañía y el trabajador.

En el caso de que mi jornada sea reducida por el cuidado de menores, ¿puedo sufrir un despido disciplinario?

Aunque en este caso el trabajador dispone de una protección especial que le permite ser readmitido en el caso de que se considere nulo, sí que puede darse un cese de la relación siempre y cuando los motivos presentados por el empresario sean justificables.

En ese caso, ¿tengo derecho a percibir la misma indemnización que si tuviera jornada completa?

Sí, la ley establece que los cálculos de la indemnización a pagar por la empresa deben de sujetarse a la retribución percibida antes de la solicitud de la reducción de jornada.

¿Un despido impide o condiciona el acceso a unas oposiciones?

No, aunque sí que puede haber alguna limitación si se hubiera incurrido en un delito.

Si me han despedido, ¿queda reflejado?

No son pocos los clientes que nos consultan acerca de esta cuestión y por este motivo hemos querido recogerlo.

El despido disciplinario, incluso aunque las causas fueren falsas, no queda reflejado en ningún expediente de vida laboral. No existen “antecedentes laborales” que puedan impedir que vuelvas a poder trabajar.

Despido falso y el despido pactado.

A colación de un caso que estamos tramitando queremos dar nuestra opinión acerca del despido disciplinario falso.

En muchas ocasiones se producen despidos y no tiene porqué existir una causa real para justificar el despido. En muchos casos, ni se entrega la carta de despido ni tampoco se abona el finiquito.

Esto no quiere decir que hayas sido mal trabajador, sino que es posible que dentro de la estrategia empresarial haya que extinguir determinados puestos de trabajo sin causa.

De igual forma, y aunque esté prohibido el despido pactado, una vez que se extingue la relación laboral, hay casos en los que te indican de la voluntad de la empresa de conciliar y abonar lo que corresponda pero en el acto de conciliación.

Es una solución interesante a efectos fiscales ya que la indemnización que percibas no estará sujeta al IRPF por estar exenta.

***

Esperamos haber resuelto todas tus dudas y que tengas claros tus derechos. Para obtener más información, no dudes en contactar con nosotros.

5/5 - (1 voto)
Garón Abogados

Garón Abogados

Call Now ButtonLLÁMANOS AHORA